Cita con el dentista

Cirugía Oral

Especialistas en Cirugía Oral en Las Rozas de Madrid

Es la especialidad que se dedica al estudio, prevención, diagnóstico y tratamiento quirúrgico de las patologías orales.

En CA Dental, en Las Rozas de Madrid, somos especialistas en el desarrollo de todas las técnicas de Cirugía Oral. Nuestra formación y experiencia, junto con la más novedosa tecnología nos permite ofrecer a nuestros pacientes los últimos avances en todos los tratamientos de Cirugía Oral.

Tratamientos
Regeneración Ósea

 

La falta de hueso adecuado en conjunto o en parte de los maxilares implica, en muchas ocasiones, importantes dificultades para poder rehabilitar una boca con unos mínimos criterios funcionales y estéticos. En estos casos es necesario colocar tejido óseo para aumentar el grosor del hueso y hacer posible la colocación del implante.
Para ello en la CA Dental disponemos de materiales autólogos (del propio paciente) o biocompatibles de laboratorio.

 

Elevación de Seno

 

En el maxilar superior, con frecuencia, hay escasez de hueso debido a que los senos maxilares están muy neumatizados y apenas hay unos milímetros de altura para colocar los implantes.


En estos casos será necesario abrir una ventana en el maxilar a la altura del seno y rellenar con materiales osteogénicos, cubriéndolo todo con una membrana para fortalecer la ventana y favorecer la regeneración.
Después de la cirugía, deberemos esperar unos 4-6 meses para darle tiempo al organismo a que regenere el injerto óseo y poder anclar los implantes dentales.

En los casos en que dispongamos de hueso remanente hasta el seno, suficiente para dar estabilidad a los implantes dentales e insuficiente para colocar éstos de la longitud que se considere correcta según la zona, podremos realizar esta técnica de elevación de seno de manera simultánea a la de la colocación de implantes dentales, debiendo esperar el tiempo necesario para cargar los implantes hasta que el hueso injertado en el seno esté maduro y se haya dado una correcta osteointegración de nuestros implantes dentales


En otras ocasiones, en los que la escasez de hueso no es tan acusada se puede ganar altura con la técnica de Elevación de Seno Atraumática por medio de la utilización de osteótomos y expansores que nos ayudarán a ganar esos milímetros que nos harán falta para la colocación del implante. Esta técnica, igual que la comentada con anterioridad, normalmente ira acompañada con la colocación simultánea de los implantes dentales.

Extracción de cordal y muelas del juicio

 

En ocasiones es imprescindible realizar la extracción de la muela del juicio, ya que puede producir infecciones frecuentes en la zona ( pericoronaritis ), dolor irradiado hacia la oreja o la cabeza, aparición de áreas de alopecia en la cabeza, caries en las raíces de algún diente adyacente, apiñamiento de los dientes por falta de espacio en los maxilares, o debilitamiento de la mandíbula.

Consiste en la incisión de la encía y su despegamiento para abrir una ventana en el hueso que nos permita una acceso cómodo al diente, que en ocasiones tiene que ser previamente seccionado (odontosección) en varias partes para facilitar su extracción. Por último se aproximan los bordes de la herida entre sí mediante sutura en los casos en los que sea necesario, en otros casos realizaremos conpresión en la zona con una gasa estéril durante unos minutos para facilitar la coagulación y cicatrización.

Cirugía preprotésica

 

Son intervenciones que se realizan previamente a la colocación de una prótesis. Consisten en el acondicionamiento de la encía o del hueso (maxilar o mandibular) para facilitar una correcta adaptación de la prótesis.

Apicectomía

 

La apicectomía es un procedimiento quirúrgico cuyo objetivo es eliminar una infección que afecta a la raíz de una pieza dental y a los tejidos adyacentes. Este tipo de cirugía se realiza únicamente si han fracasado otros tratamientos (endodoncia), si es imposible acceder al ápice (extremo final) de la raíz, si existen falsos conductos en el diente o si alguno de estos se ha fracturado y se ha quedado algún instrumento de los que se utilizan en la endodoncia.

Consiste en abrir la encía en la zona próxima a la pieza dental afectada por la infección con el fin de extraer la punta de la raíz afectada (ápice) y los tejidos afectados. Una vez hecho esto, se sella el conducto radicular con una sustancia denominada material trióxido agregado (MTA) y se sutura la herida.

Este tipo de cirugía tiene como finalidad la conservación del diente natural y mantenerlo funcionalmente.

La eliminación del extremo de la raíz y consiguiente acortamiento conlleva inevitablemente una reducción del anclaje del diente y puede dar riesgo de movilidad dental con posterior pérdida de la pieza.

Cirugía preprotésica

 

Son intervenciones que se realizan previamente a la colocación de una prótesis. Consisten en el acondicionamiento de la encía o del hueso (maxilar o mandibular) para facilitar una correcta adaptación de la prótesis.

Fenestración o extracción de caninos incluidos

 

La fenestración consiste en realizar una ventana quirúrgica para eliminar el hueso y la mucosa alrededor de un diente incluido con el fin de liberar y visualizar la corona del diente, permitiendo al ortodoncista colocar un bracket y llevar este diente a la arcada.
Cuando se decide que la pieza no debe de ser traccionada es aconsejable la extracción para prevenir otro tipo de complicaciones.
Generalmente se realiza en los caninos (colmillos) superiores, ya que después de los cordales, son los dientes que con mayor frecuencia presentan problemas de erupción, o no llegan a erupcionar quedando incluidos en el hueso.

Para la realización de este tratamiento igual que en todos los procesos de cirugía oral es necesaria la utilización de anestesia que se realiza mediante la inyección de una sustancia con ese efecto ( anestésico local ) en la zona tratada o en la proximidad de los nervios que reciben la sensibilidad de dicha zona.
Es de gran importancia antes de realizar cualquier proceso de cirugía oral, que los pacientes nos avisen si tienen, o cree tener, alergia al látex, algún tipo de intolerancia o reacción anormal a los anestésicos locales o a los vasoconstrictores, hipertensión o diabetes, algún problema que afecta a su coagulación, o si está tomando anticoagulantes, antiagregantes plaquetarios, aspirina o antiinflamatorios no esteroideos (aine’s), si tiene Vd. alguna enfermedad cardíaca que aconseje hacer profilaxis frente a la endocarditis bacteriana (fiebre reumática, válvulas cardíacas artificiales, etc.). 
 para adoptar las precauciones y medidas específicas necesarias.


Todas las intervenciones quirúrgicas implican una serie de riesgos e inconvenientes que son inevitables y hay que asumir . Aunque relativamente frecuentes, no suelen tener mayores repercusiones y se curan al cabo de pocos días es conveniente que sepa que estos pueden se de varios tipos como son los derivados de la anestesia local, la aparición de dolor o inflamación en la zona tratada, pequeñas hemorragias o hematomas, dehiscencia de suturas, sobreinfección de las heridas por gérmenes de la boca o pequeños daños en los tejidos blandos que rodean a la zona quirúrgica.
En cualquiera de los casos deberá informarnos para que podamos darle la mejor solución posible.

Cirugía de los frenillos

 

El frenillo lingual es una pequeña membrana que conecta la parte inferior de la lengua con el suelo de la boca. Un frenillo lingual corto puede afectar negativamente al habla

El frenillo bucal o frenillo labial es un tejido que conecta la encía con el labio. El frenillo superior es de mayor tamaño y grosor que el inferior.

 

En ocasiones, se produce un desarrollo anómalo en cualquiera de los dos frenillos. Por ejemplo, en el caso del superior, a veces se produce un crecimiento excesivo que se posiciona entre los dos incisivos y provoca la diastema o separación de los dientes.

 

Dicha separación influye en la integración de todos los dientes en el maxilar,  impedir una correcta mordida o provocar problemas al hablar.

 

Asimismo, puede causar dificultades en la movilidad del labio afectando negativamente a la higiene.

 

Por lo general, la diastema está presente en muchos niños y se corrige por completo en la edad adulta con el crecimiento de la boca y la aparición de los dientes definitivos.

 

Cuando no es así, se debe valorar la opción de la cirugía para modificar la posición del frenillo, de modo que no afecte a la posición de los incisivos. La intervención quirúrgica de este tejido de denomina frenectomía.

 

Tras la operación, se valorará si es necesario un tratamiento de ortodoncia para desplazar los dientes separados.